www.purezayemocion.com

Texto y fotogalería

Ana Romero: consolidando resultados

Toros bonitos y bravos, fieles en fenotipo y genotipo a la sangre Santa Coloma. “Ahora, como las faenas son muy largas, se dice que el toro que está durando tanto resulta ser un toro bravo. Los toros bravos bravos duran poco en la faena porque se revientan", nos dice el ganadero D. Lucas Carrasco Romero, con el que mantuvimos una agradable conversación.

jueves 03 de mayo de 2018, 17:44h
Para aumentar de tamaño y ver todas las fotos, hacer click sobre la imagen - Fotos: José Porcar


“El problema de este tipo de toro es que va a un ámbito donde estás muy bien valorado pero que es muy limitado. Y la pena que me da es que no se vea en Jerez, Málaga, Alicante... en otros muchos sitios”
, nos confiesa D. Lucas Carrasco Romero, representante y propietario de la ganadería de Ana Romero. Esa es la realidad de él y de otros muchos que no crían el toro que imponen los toreros, que mayoritariamente es Domecq. El ganadero habla con propiedad, con resultados en la mano, como son los de la temporada 2017, año en el que cogió antigüedad. Él lo define como “un momento especial. Cumplimos antigüedad después de casi 60 años. Fue una novillada muy bien presentada, al igual que los toros que fueron al desafío ganadero. Nos gustó mucho el trato de los veterinarios y presidencia de Madrid, que entendieron muy bien nuestro tipo de toro. Incluso, nos felicitaron por la presentación”. La vacada santacolomeña obtuvo también buenos resultados en la corrida lidiada en Azpeitia, donde “se llevó el reconocimiento en premios, y tuvo el plus de que se retransmitió por Movistar+, y no sólo pudo verse en España sino también en otros países. La corrida tuvo mucho eco porque se vio ese toro con dificultades pero con emoción y transmisión en todo lo que hizo. Con lo cual, ¡contentos!”, afirma D. Lucas, que añade que “la camada de novilladas salió especialmente buena. Tanto en Calasparra como en Peralta salieron dos novilladas de lujo. Novillos premiados con vuelta al ruedo. Mucha bravura pero mucha nobleza”.

No obstante, sabe lo difícil que es conseguir resultados positivos y sacar año tras año esos animales que él busca, por lo que mantiene la humildad y los pies sobre la tierra, y cuando le preguntamos por el momento de la ganadería responde que “estamos a un nivel consolidado de regularidad. Y en un término bueno. No estamos en un momento de muchos dientes, de cosas muy buenas y malas. Sino en un término bueno. Con regularidad”.

Hablando de selección, cuando hoy la mayoría busca toros que duren mucho en la muleta y a los que se le hagan esas faenas con multitud de pases, el concepto de este ganadero es otro. “Como las faenas son muy largas, se dice que el toro que está durando tanto resulta ser un toro bravo. Los toros bravos bravos duran poco en la faena porque se revientan, y duran lo que duran. Pero la moda es que el toro salga pastueño, a su aire, y después en la faena de muleta es como si se hubiera entregado. Y claro, es en la muleta donde ahora se cortan las orejas y la cosa está más vistosa en ese sentido. Pero que el toro bravo debe serlo desde que sale, que es cuando ya va marcando la bravura y la raza. Eso es así”.

Comentando el momento por el que atraviesa la Fiesta Nacional, su gestión, y ese circuito cerrado en el que llevamos inmersos los últimos años, D. Lucas cuenta que “hay muy pocas o ninguna posibilidad de entrar en el circuito de ese tipo de ganaderías y carteles porque realmente está cerrado. No sé si es monopolio, oligopolio o lo que sea. Creo que entre los toreros de arriba llevan tiempo concertados. Pacto. Incluso, a modo de elegir las ganaderías hay un funcionamiento similar. Están cómodos y ganan dinero, pero se pierde la pureza y la esencia de la Fiesta y esa diversidad y competencia que tiene que haber en cualquier profesión, y más en esta que es un espectáculo”. No hace tanto que toreros como Julio Robles, El Capea o Paco Camino, entre otros, mataban sus toros. El mismo Enrique Ponce ha indultado dos toros de esta casa. Entonces, ¿qué ha pasado? “Hay una tendencia en los últimos 20 años, que coincide con un cambio en el escalafón de figuras. Hoy en día los veedores no van a ver toros de las ganaderías que le pueden servir a su torero porque estén bien hechas y en buen momento, sino que van a las tres o cuatro ganaderías a las que le van a matar toda la camada y da igual que sean grandones, chiquitones, bizcos... Van a matarle toda la camada”. Hay un cambio notable en muchos sentidos. También en la mayoría de prensa especializada, cuya imparcialidad ponemos en tela de juicio los aficionados. Hay que contar las cosas como son, no de forma sesgada e interesada. En esto también está de acuerdo el ganadero, que además de profesional no pierde su criterio de buen aficionado.

Toros bonitos y bravos, fieles en fenotipo y genotipo a la sangre Santa Coloma. Poco a poco, Ana Romero va consolidando el trabajo bien hecho.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (53)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

4 comentarios