www.purezayemocion.com
El milagro del caracol
Ampliar
(Foto: André Viard para Chopera Toros)

El milagro del caracol

Templar, lo que se dice templar, está al alcance de muy pocos. Estamos hablando de parar al toro, de hipnotizarlo, no simplemente de torear limpio, sin enganchones o de pulsear con más o menos habilidad su embestida. Roca Rey, El Juli, Castella o Perera someten más que templan. En Bilbao, por momentos, Diego Urdiales nos hizo estremecer con el bálsamo del temple.

lunes 27 de agosto de 2018, 11:22h
En cierta ocasión, dos torerillos estaban hasta la boina de torear de salón, tanto que se había convertido para ellos en una especie de boxeo contra la nada insoportable. Avistaron un bichejo en una ventana cercana. Parecía más despistado que un caracol en un hipódromo y, efectivamente, se trataba de un viscoso molusco, que se solazaba en el alféizar de la ventana. A falta de mejores cuernos, decidieron torear al caracolillo. Con la paciencia de un buda y una brizna de hierba a guisa de muleta empezó la faena al diminuto herbívoro…

Uno de los torerillos lo intentó sin fortuna pues el animalejo estaba remiso en la embestida, sin embargo el otro, más habilidoso, logró que poco a poco, milímetro a milímetro, el caracol asomara su grimosa cabeza para coger el hierbajo… La emocionante faena duró casi tanto como las que vemos todos los días en los ruedos. ¡Una hartá! El final fue trágico. Embelesado por el manjar que se le ofrecía y no podía alcanzar, se precipitó contra el suelo con su sidecar a cuestas. El aspirante a torero había conseguido el milagro del TEMPLE.

Porque realmente, templar lo que se dice templar está al alcance de muy pocos. Es posible que no haya habido más de una docena de coletas en toda la historia del toreo. Dicen que el primero fue Belmonte y de los que uno ha visto, sin duda Domingo Ortega, que convertía la becerra más áspera en obediente perrillo. Ordóñez con el capote, que le pegaba lances a un borracho. Con la muleta Su Majestad El Viti el que más, con sus estrenados ochenta años, casi todos de amor al toro. Por supuesto Dámaso González, aunque el bueno de Curro Romero también templaba a su media altura.

Estamos hablando de parar al toro, de hipnotizarlo, de secuestrar su voluntad, no simplemente de torear limpio, sin enganchones o de pulsear con más o menos habilidad su embestida. Eso es otra cosa. Ni siquiera torear despacio. Templar es engatusar al toro, imponiéndole una velocidad soñada, un son suave. Un sentimiento que nace del alma y que contagia al toro. De alguna manera le estamos devolviendo la paz perdida de la dehesa con esa delicadeza. No se puede templar con toques bruscos, tan en boga hoy, ni con la figura tensa y agarrotada… Los engaños deben presentarse a su caída natural, tersos, sin esa fea manía de meter el dedo gordo hacia abajo, retorcer la muñeca como el que acelera una moto… Así la ayuda parte la muleta en uve y se pierde la cadencia.

¿Entonces hoy en día no se templa? Por supuesto. Morante con el capote, pero con la muleta el trono está vacío, salvo excepciones puntuales. Roca Rey, El Juli, Castella o Perera someten más que templan. Con la violencia el toro se acaba encabronando o parando. Si el toro va realmente sugestionado se puede torear con un pañuelo, un sombrero cordobés o cualquier cosa. Yo he visto al gran banderillero El Vito muletear un eral en casa de Guardiola con una retama de las que se usan en el tentadero de machos.

Por momentos, Diego Urdiales, en Bilbao, nos hizo estremecer con el bálsamo del temple. Podría haber toreado con la gorrilla que utiliza en el campo. Naturalidad, cintura y muñecas…

Así está esto, él en el banquillo y otros pegando trapazos día tras día… Porque el temple no es clásico ni moderno, es simplemente un milagro. El toreo sin sentimiento se desmorona como el caracol…
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (12)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro asociado a esta noticia:

  • El milagro del caracol

    Últimos comentarios de los lectores (3)

    2786 | Pedro lopez - 01/09/2018 @ 16:39:14 (GMT+1)
    Que gran columna periodística, la pena es que solo lo canté un cronista,
    2785 | RAFAEL EDUARDO TORRES - 28/08/2018 @ 13:31:57 (GMT+1)
    Totalmente de acuerdo, una cosa es torear y otra es lidiar. Parar, templar y mandar son los cánones del toreo. Trapazos cualquiera, aliviar muchos , torear pocos.
    2783 | Aficionado - 27/08/2018 @ 19:27:59 (GMT+1)
    Pregunta, porque es tan pobre la entrada en las corridas generales? Hay verdaderamente afición en Bilbao? Es por el precio de las entradas? Otro motivo? Contestar, gracias.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Pureza y Emoción

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.