www.purezayemocion.com

Entrevista a Chapu Apaolaza, portavoz de la FTL (y II)

'La Fundación necesita a los aficionados porque el enemigo es muy grande. Esto no es una broma'
Ampliar
(Foto: Las-Ventas.com)

"La Fundación necesita a los aficionados porque el enemigo es muy grande. Esto no es una broma"

- "Estamos jugando contra asociaciones como PETA, que tiene 60 millones anuales y un edificio en Manhattan en el que trabajan unas 200 personas".

- "Sobre la vuelta de los toros a Cataluña hay un proyecto que va a ver la luz en los próximos meses".

- "La Fundación tiene una posición en contra de todos los desmanes que se produzcan contra el reglamento de la fiesta de los toros, pero no estamos dedicados a perseguir".

lunes 03 de diciembre de 2018, 10:35h

La pasada semana publicamos la primera parte de la entrevista a Chapu Apaolaza. Continuamos con la segunda y última entrega de nuestra interesante conversación con el portavoz de la Fundación Toro de Lidia.


- ¿Cuáles consideras que son las claves que hay que explicar a una persona que va por primera vez a los toros?
Yo les hablo del toro. Sin quitarle importancia al matador. Lo que les suele sorprender, que creo que es la clave más desconocida y a la vez una de las más ricas, es que el toro tiene personalidad. La gente que se acerca a una plaza de toros no suele saber que gran parte de la tauromaquia reposa en el carácter que tiene el toro: voluntad, valor o cobardía (bravura o mansedumbre), etc. Y les sorprende mucho cuando ven que alabamos el carácter del toro y que además ellos pueden percibirlo en el tercio de varas, en la manera en la que el toro busca las querencias o no, en su manera de sobreponerse, de ir a más o a menos... El toro siempre entretiene porque siempre se puede estar viendo algo y permite un acercamiento mucho más franco y certero a lo que está sucediendo. Pero opino que los aficionados a los toros hemos creado una barrera en torno a la fiesta. Es la barrera del que sabe de toros y el que no. Mucha gente tiene miedo a la barrera y dice “es que yo no sé nada de toros", como si fuera algo malo. Hemos creado un estatus de aficionado que sabe mucho, y en muchos casos es así y además la fiesta de los toros es un espectáculo docto que necesita conocimientos para poder profundizar en ella, pero eso asusta a la gente. Muchos piensan que no pueden ir a disfrutar de una tarde de toros porque no saben de toros. Y los toros no son como el rugby o el béisbol, es decir, no hay que saberse las reglas. Los toros son un asunto de emociones y cuando sucede algo verdaderamente apasionante y bello, como por ejemplo la faena de Diego Urdiales, no hace falta haber pisado una plaza de toros para entenderlo. Como la grandeza o bravura de un toro; o el arrojo de un matador; o un momento de temple. Es algo que está a disposición de cualquiera. Hay que decirle a la gente que lo que sienten ellos es igual de verdadero que lo que sentimos nosotros. Otra cosa es un juicio, pero la emoción es la misma.


- ¿Y a los niños, cómo crees que hay que explicarles la Tauromaquia?
Eso es una cuestión de cada padre o persona, que explicará lo que le guste. En realidad será un acercamiento emocional en el que conectas con lo que eres y con lo que quieres que le quede al niño. No me atrevería a decir cómo tienen que enseñar a un niño, pero personalmente lo que hago es que no intento dulcificar la realidad de la vida a mis hijas, que es que utilizamos animales y que esos animales los sacrificamos para nuestro beneficio, como comer carne. No les niego que el pollo era antes un pollito y el conejo era un conejito. Por ejemplo, a veces sí que las pongo a pescar, y así ven todo el proceso del animal desde que sale del agua hasta que nos lo comemos. Alguna vez mi hija me ha hablado de que el torero quiere matar al toro y entonces le he explicado que sí, que es así y que el toro también quiere matar al torero, y que lo que tiene que suceder es que el torero mate al toro y después comamos filetes. Esa es mi manera de explicarlo. Me parece que no es bueno ocultarle a los niños la realidad de la vida y de las cosas. Al final los toros son una escenificación de la vida y la muerte. Por cierto, hay mucha literatura en torno a esto. Juan Iranzo, por ejemplo, ha hecho muy buena labor de la explicación de los toros a los niños, y la verdad es que es precioso. También está el juego del niño, que es fundamental a la hora de comprender al toro, como puede ser el niño en el encierro de los toros con ruedas, o torear... Es natural en los niños el esquivar al depredador, después son ellos los que atacan... Es un juego natural.


- Hay un plan estratégico para los próximos años. ¿Puedes hablarnos sobre ello?
No sabemos cuánto va a durar porque los objetivos hay que ir actualizándolos. Se trata de tener objetivos y planes e ir cumpliéndolos según se van poniendo en marcha, pero prácticamente el programa es para unos 10 años. Los planes se van viendo poco a poco porque no sabemos cómo va a ser la sociedad dentro de 5 años, tampoco te podría decir lo que va a suceder en ese momento porque no sabemos el tamaño que va a tener la Fundación ni los recursos, aunque creemos que van a ser muy importantes. Pero es fundamental el tema de la recuperación de plazas. El año que viene van a ser 4, pero depende de cuánta gente seamos pueden ser muchas más.


- El documental de Frank Cuesta no pasó inadvertido.
Hay gente que tiene una sensación agria al ver el documental de Frank Cuesta porque obviamente es una persona que quiere que terminen las corridas. Hay quien dice que "la Fundación le ha abierto las puertas a un antitaurino". Esa es la frase que escuchamos en muchas ocasiones. El hecho de abrir las puertas es un tema polémico actualmente y la postura de la Fundación es preguntarnos, ¿qué puertas abrimos? ¿En el mundo 2018 no hay puertas? Es decir, un periodista como Frank siempre acabará estando en una ganadería o hablando con un torero. No estamos en un mundo en el que nosotros podamos cerrar algo. La realidad está ahí y la Tauromaquia y el sector no tienen por qué arrepentirse ni esconder absolutamente nada de lo que suceda en una plaza. Desde que nace el toro hasta que el toro es despiezado, no hay nada que ocultar. Lo que ha hecho la Fundación con Frank Cuesta es, en la medida en la que nos ha solicitado ayuda, que tuviera las opiniones más sensatas, mejores y más formadas. Por ejemplo, ha tenido un gran papel nuestro presidente Victorino Martín, que dio una lección de defensa del toreo y del campo. Y otra cosa curiosa es que los aficionados a los toros se sienten ofendidos cuando Frank dice “al toro se le mata" o "yo quiero que se termine con esto". Y no se dan cuenta que esos matices en realidad son beneficiosos para la imagen que se da de la Tauromaquia en el documental. ¿En qué sentido? Lo que está haciendo Frank es un ejercicio de duda, y él está acercándose a la Tauromaquia y está viendo todas las cosas que son positivas y que ha retratado en ese programa. Por ejemplo, la economía, que el torero no es un asesino, la manera en la que el público no es un sádico y no jalea la sangre de por sí sino que en realidad ama al toro, que no somos gente violenta sino que hay un público educado que se comporta respetuosamente con él, que existe un animal que se perdería si no fuese por la fiesta... Ofrece algunos argumentos que ofrecemos los taurinos. Esos argumentos, cuando él se sitúa al otro lado de la línea de lo taurino en suelo de antitaurino, tienen mucha más credibilidad que cuando los decimos nosotros. Crea zonas de dudas donde la gente va a creer más a Frank porque es uno de ellos. Si él hubiera sufrido algún tipo de revelación con la Tauromaquia y ahora mismo estuviera defendiéndola, pues los indecisos y los antitaurinos no les creerían. Por eso creemos que es positivo el programa.


- Hay gente que es reticente a la FTL porque también forman parte de ella empresarios y toreros.
Hay personas que no se encuentran cómodas con la Fundación y que van más allá de no pertenecer a ella. Eso sucede con todas las organizaciones. Hay quien piensa que la Fundación está de alguna manera vendida a los intereses de los profesionales puesto que ellos forman parte. Algunos nos echan en cara que sean los aficionados los que tengan que salvar el negocio de los profesionales: figuras, empresarios, etc. Nos piden que seamos una organización de aficionados y cuando pedimos ayuda al aficionado, igual que le pedimos al profesional que nos respalde, nos dicen "si hombre vamos nosotros a salvar el negocio del profesional". En cambio, cuando el profesional legítima y afortunadamente da el paso de aportar recursos para proteger la fiesta de los toros (que además es un negocio), resulta que la Fundación está vendida a los profesionales. Hay gente que nos encierra en un callejón que no tiene salida. La Fundación es el único lugar donde están representados todos los sectores, incluidos los aficionados. Hay muchas personas a las que invito a venir, a que nos contacten y a que escuchen el proyecto. Pero lo que no pueden pretender es quejarse por una cosa y también por lo contrario. Es que no tiene sentido. A veces tomaremos decisiones con las que la gente no esté de acuerdo. Lo entiendo. Yo les pido que se planteen menos si esto es lo que hubieran hecho ellos o no, porque lo que se tienen que plantear es la necesidad de estar todos juntos. De todas maneras, si alguien cree que tiene que haber mayor proporción de aficionados con respecto a profesionales, que se hagan amigos de la Fundación. Si ellos como aficionados no son amigos, es difícil que nos pidan que les hagamos más caso. En el último lugar, si alguien no quiere ser amigo no vamos a juzgarle como aficionado, sencillamente no formará parte y ya está. Pero pedimos que no se entorpezca, o bien que forme su proyecto. Nuestro trabajo no le va hacer daño a nadie. Es un proyecto difícil, pero si no estás no va a salir. Económicamente jugamos en una liga que es muy superior a nosotros. Necesitamos al aficionado. El lobby cuesta dinero y hay que tener en cuenta que estamos jugando contra asociaciones como PETA, que tiene sobre 60 millones anuales y un edificio en Manhattan en el que trabajan unas 200 personas.Y esta gente que apoya a PETA no se platea quien está en el patronato, simplemente apoyan todos. Mientras, aquí estamos todavía pensando en el sexo de los ángeles. Sabemos que hay una Tauromaquia que defender, pero necesitamos recursos.


- Sí es verdad que hay gente, entre la que me incluyo, que esperábamos más de la Fundación con respecto a la reapertura de la Monumental de Barcelona.
El tema de Barcelona es muy complicado, y no digo Cataluña, sino Barcelona. La Fundación ha tenido una actuación muy importante con el tema de la prohibición en Cataluña desde el punto de vista jurídico y político. El tema de Barcelona es distinto porque es una plaza donde hay un propietario y nosotros tenemos los recursos limitados. No nos podemos equivocar cuando hacemos algo porque termina con muchos otros proyectos. Pero sí que hay un proyecto que va a ver la luz en los próximos meses sobre los toros en Cataluña. Ahora mismo no podemos decir nada por asuntos de oportunidad y estrategia, pero creo que va a ser muy bueno. El equipo directivo y los patronos están trabajando en eso.


- De momento, la Fundación no entra en aspectos negativos que se dan dentro de la Tauromaquia.
La Fundación se ha creado como un paraguas sobre la Tauromaquia, no como un ente regulador. ¿Y eso significa que sea peor? Obviamente no. Por ejemplo, en una ciudad hay policías y bomberos. Los policías se dedican a investigar los crímenes y los bomberos a rescatar y a apagar fuegos. Nosotros somos los bomberos. Cuando se produce un crimen hay una policía, que es el Ministerio del Interior, que son los que investigan ese crimen. ¿Eso quiere decir que los bomberos estén de acuerdo con los asesinatos y los robos? No. La Fundación tiene una posición en contra de todos los desmanes que se produzcan contra el reglamento de la fiesta de los toros, pero no estamos dedicados a perseguir. Los bomberos no están dedicados a perseguir los crímenes porque lo hace la policía. ¿Eso quiere decir que no sean necesarios los bomberos en una ciudad? La Fundación es un ente creado para proteger la libertad de ir a los toros y difundir la Tauromaquia. Ese es su cometido. No sé cuál será dentro de 20 años. ¿Que no entremos en determinadas cosas significa que no debamos existir? Me gustaría que se hicieran esta pregunta.


- Hay que estar, desde luego.
Es importante lo que podemos llegar a ser y la presencia de todos los aficionados en la Fundación. Y es importante el tema de los capítulos que se están abriendo poco a poco en todas las provincias. Hacemos un llamamiento a la gente, a que participe. Hay muchas cosas que hacer y van a poder participar de muchas maneras. En los capítulos es importante que estén. Representamos a muchísima gente pero la gente tiene que estar ahí no sólo económicamente sino desde el punto de vista de la autoridad moral. Nosotros decimos que representamos a la parte civil más transversal y más grande de nuestra sociedad. Que es el aficionado al toro, que es el pueblo, que es la izquierda y la derecha, la gente que tiene más y menos recursos. Pero necesitamos que esa gente esté ahí. La Fundación lo necesita porque el enemigo es muy grande.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(1)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Pureza y Emoción

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.