www.purezayemocion.com

Texto y fotogalería

Las damas charras y sus retoños

Damos un paseo por tres vacadas del Campo Charro: El Gustal de Campocerrado, Francisco Galache y Miguel Zaballos. Encastes Arranz, Vega-Villar y Saltillo, respectivamente. Ganaderías que no “embisten”, como nos quieren hacer creer una parte importante de críticos y periodistas taurinos a las órdenes del stablishment.

miércoles 05 de diciembre de 2018, 10:03h

  • El Gustal de Campocerrado


  • El Gustal de Campocerrado


  • El Gustal de Campocerrado


  • El Gustal de Campocerrado


  • El Gustal de Campocerrado


  • El Gustal de Campocerrado


  • El Gustal de Campocerrado


  • El Gustal de Campocerrado


  • El Gustal de Campocerrado


  • El Gustal de Campocerrado


  • D. Francisco Galache de Hernandinos


  • D. Francisco Galache de Hernandinos


  • D. Francisco Galache de Hernandinos


  • D. Francisco Galache de Hernandinos


  • D. Francisco Galache de Hernandinos


  • D. Francisco Galache de Hernandinos


  • D. Francisco Galache de Hernandinos


  • D. Francisco Galache de Hernandinos


  • D. Francisco Galache de Hernandinos


  • D. Francisco Galache de Hernandinos


  • Herederos de D. Miguel Zaballos Casado


  • Herederos de D. Miguel Zaballos Casado


  • Herederos de D. Miguel Zaballos Casado


  • Herederos de D. Miguel Zaballos Casado


  • Herederos de D. Miguel Zaballos Casado


  • Herederos de D. Miguel Zaballos Casado


  • Herederos de D. Miguel Zaballos Casado


  • Herederos de D. Miguel Zaballos Casado


  • Herederos de D. Miguel Zaballos Casado


  • Herederos de D. Miguel Zaballos Casado

Para aumentar de tamaño y ver todas las fotos, hacer click sobre la imagen


El pasado verano estuve de visita por el Campo Charro, especialmente en ganaderías que no están en las ferias. Conversé con los diferentes ganaderos, quienes hablan con una pasión y un amor difícilmente descriptibles porque tienen la ganadería por afición, además de querer que el legado familiar perdure a lo largo del tiempo. Piensan las cosas con el corazón y después con la cabeza. Si las pensaran con la cabeza seguramente no serían ganaderos, al menos de estos encastes.

Este tipo de ganaderías no son del encaste que “embiste”, como nos quieren hacer creer una parte importante de críticos y periodistas taurinos a las órdenes del stablishment, dando lugar a corridas monótonas con un mismo tipo de toro. Y qué toro...

Desde aquí queremos rendir un homenaje a las ganaderías que el sector mantiene en una situación complicada. En especial, a tres ganaderías y tres ganaderos. “El Gustal de Campocerrado”, “D. Francisco Galache de Hernandinos” y “Herederos de D. Miguel Zaballos Casado”. En este reportaje os mostramos fotografías de las madres de estas divisas junto a sus retoños, que son los que albergan el enigma del futuro.


“El Gustal de Campocerrado”, encaste Arranz
El ganadero es D. Fernando Madrazo Arranz, el cual formó la ganadería en 1994 al adquirir vacas de D. Alfonso Navalon, que dicho sea de paso, fue un genial crítico taurino. Navalón había comprado en 1970 un lote de vacas y un semental a los “Herederos de D. Manuel Arranz”, es decir, a los abuelos del actual ganadero. En el 80, compró dos sementales a D. Ramón Sánchez, procedencia “Herederos de D. Manuel Arranz”. Por tanto, es evidente que el actual ganadero ha querido y ha conseguido recuperar el encaste familiar creado con diferentes sangres: Martínez, Conde la Corte, Antonio Pérez y Graciliano, predominando la sangre Graciliano. Este amalgama de sangres es conocida como encaste Arranz, creado en 1925 por D. Manuel Arranz. Pero, ¿por qué predomina la sangre Graciliano? Porque “Filibustero”, un toro con el hierro de D. Graciliano Perez-Tabernero, es considerado como el padre de la ganadería. Fue cedido dos años para padrear, ligando estupendamente y siendo lidiado en 1928 en un corrida concurso en San Sebastián, donde por escasos votos no se llevó el trofeo al Toro de Benlliure. Continuaron padreando dos hijos de este toro, “Regato” y “Ricopelo”.

D. Fernando tiene dos hijos con mucha afición, Regina y Ángel Madrazo García Bernal, quienes en un futuro tendrán la responsabilidad de llevar adelante el encaste Arranz.


“D. Francisco Galache de Hernandinos”, encaste Vega-Villar
La vacada que ahora tiene en sus manos D. Francisco Galache Calderón cría dos encastes, Urcola y Vega-Villar. Llevados totalmente por separado, el predominante en la ganadería y en el que nos centraremos es el Vega-Villar. Fue creado en 1910 por D. José Vega, el cual cruzó vacas Veraguas con sementales Santa Coloma, vendiendo la vacada en 1914 a los Hermanos Villar, Victorino y Francisco. Más tarde se divide en dos lotes y a principios de los años 20 el de Victorino es vendido a D. José Encinas, quien en 1939 vende a la familia Galache. Esta familia tenía tres hierros: Eusebia Galache, Salustiano Galache (cuyo hijo es el actual ganadero) y Francisco Galache (la que nos ocupa en este reportaje).

La intención de continuar está garantizada en la casa Galache, porque los hijos de D. Francisco también tienen afición.


“Herederos de D. Miguel Zaballos Casado”, encaste Saltillo
El ganadero y representante familiar es D. Miguel Hernández Zaballos. La ganadería fue creada por el abuelo del actual ganadero, D. Miguel Zaballos Casado, a cuyo nombre se anuncia porque sus herederos, a modo de homenaje, así lo quieren. D. Miguel se aventuró en la actividad a principios de 1940, pero es en 1963 cuando elimina todo el ganado que tenía (de diferentes encastes) para adquirir vacas y sementales de la ganadería de D. Argiminio Pérez-Tabernero, procedencia pura de Marqués de Saltillo. Y es la sangre Saltillo la que continúan teniendo en pureza, como así confirmó un estudio genético encargado por la Unión de Criadores de Toros de Lidia a la Universidad Complutense de Madrid. A Miguelón, como popularmente se le conoce al representante y ganadero, le quedan muchas batallas por librar, aunque en ocasiones cuando hablas con él se muestra pesimista. Razones no le faltan pero esperemos que continúe con un encaste único. Su familia le apoya y sus hijos han heredado parte de su afición y amor por la ganadería.


Sería una pésima noticia que estas ganaderías se perdiesen como ha sucedido con otras de los mismos encastes. Empresarios y toreros deberían recapacitar sobre lo que representa la diversidad en el toro bravo. Embestir, embisten. Las pruebas las encontrarán en los tentaderos. En “El Gustal de Campocerrado” presencié un tentadero con novilleros que estuvieron cumbre, arrimándose como jabatos ante unas becerras que fueron bravísimas. Sobre la de Galache, recordar unas palabras escritas en Tierras Taurinas por André Viard: “No había visto en mi vida un tentadero con animales tan bravos”. Y qué decir de los Saltillos de Zaballos. Hace un tiempo tentó un macho López Chaves. Fue extraordinario: bravo en el caballo, de menos a más, con recorrido y entrega en la muleta. Tras ser toreado en la placita de tientas, se le toreó a campo abierto y después se le volvió a meter en la plaza. Allí, con la puerta abierta, fue citado desde el caballo de picar, donde acudió sin pensárselo, ganándose sobradamente la vida y el quedarse padreando.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (15)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Pureza y Emoción

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.