www.purezayemocion.com
Mil y un apodos taurinos

Mil y un apodos taurinos

Vamos a recordar los apodos con los que han sido conocidos muchos toreros. Probablemente, la mayoría de ellos nos sirvan para comprender mejor la idiosincrasia de esos personajes (la mayoría olvidados) que han vestido el traje de luces.

viernes 02 de agosto de 2019, 11:07h

Puede resultar muy divertido bucear en las bibliotecas taurinas y encontrarse con la historia viva de muchos toreros que eran conocidos por una simpática y curiosa relación de apodos y nombres que en ocasiones eran, incluso, malsonantes.

Vamos a recordar algunos de estos apodos que, convenientemente agrupados, es probable que nos sirvan para conocer mejor la idiosincrasia de esos personajes (la mayoría olvidados) que han vestido el traje de luces. Los grupos los hemos confeccionado tomando como referencia la particularidad de los apodos. No están todos, así que seguro que alguien echará en falta a algún torero, pero comprenderán que son centenares los matadores con apodo.

Toreros cuyos apodos se refieren a su inicio laboral

- Antonio Ruíz “El Sombrerero” 1783-1860

- Joaquín Gil “El Huevatero” 1825-1862

- Francisco Martín “El Corneta” 1832-1888

- Manuel García “El Espartero” 1865-1894

- Ángel Carmona “El Camisero” 1887-1960

- Alfonso Ramírez “El Calesero” 1916-2002

- Roberto Ortiz “El Fotógrafo” 1943-2016


Toreros que hasta ellos se reían de su apodo

- Antonio Carmona “El Gordito” 1838-1920

- José Sánchez “Cara-Ancha” 1848-1925

- Diego Prieto “Cuatro Dedos” 1856- ¿?

- Pablo Baos “El Sordo” 1887-1963

- Francisco Villalba “El Feo” 1936-


Abundaban los diminutivos

- Rafael Bejarano “Torerito” 1863-1900

- Joaquín Navarro “Quinito” 1872-1936

- Eduardo Leal “Llaverito” 1875-1931

- José Morales “Ostioncito” 1883-1939

- José Gómez Ortega “Joselito” 1895-1920


Los había muy raros e indescriptibles

- Pedro de la Cruz “El Mamón” 1705- ¿?

- Francisco González “Panchón” 1784-1843

- José Vargas “Noteveas” 1802- ¿?

- Antonio Pérez “Ostión” 1847-1894

- Manuel González “El Rerre” 1880-1961

- José Sáez “El Otro” 1945- (Al final del artículo, explicaré este apodo)


Apodos que probablemente los propios toreros podrían explicar el por qué

- Manuel Fuentes “Bocanegra” 1837-1889

- Manuel Hermosilla “El Cirineo” 1847-1918

- Leandro Sánchez “Cacheta” 1859-1914

- José Rodríguez “Bebe Chico” 1870-1922

- Manuel Álvarez “El Bala” 1936-1983


Sin mucho detalle, apodos de procedencia geográfica

“El Alcalareño”, “El Calatraveño”, “El Algabeño”, “El Cordobés”, “Almanseño”, “El Chiclanero”, “Andaluz”, “Ecijano”, “Arequipeño”, “Paco Madrid”, “Marismeño”, “Murcia”, “El Norteño”, “Palmeño”, “Palomo Linares”, “El Salamanquino”, ”El Trianero”, “El Turia”, “Valencia”, “El Yeclano”, “El Africano”, “España”, etc.


Uno señorial, otro celestial y dos con alusión a su tez

- Antonio Gil “Don Gil” 1823-1902

- Luís Alberto Calderón “El Arcángel” 1952-

- Enrique Belenguer “Blanquito” 1881-1926

- Freddy Omar “Negrito” 1949-


Algunos sobre fenómenos atmosféricos, planetarios y maravillosos

- Manuel Del Pozo “Rayito” 1902-1981

- Víctor Ruíz “El Satélite” 1940-

- Ramón Reyes “El Ciclón” 1945-

- Jesús Gómez “El Alba” 1947-

- Javier Chávez “Terremoto”

- Antonio García “Maravilla” 1911-1988


Algunos con nombre de animales

“El Zorro de Toledo”, “Conejito”, “Corcito”, “Gallo y Gallito”, “Lagartija”, “El Caracol”, “Leoncillo”, “Palomo”, “El Lince”, “El León dé Segovia”, etc.


Para terminar quiero detenerme en uno de los muchos apodos que hemos recordado y cuya foto ilustra este escrito. “EL OTRO”, un apodo con historia.

En los años sesenta, cuando “El Cordobés” era un torbellino, surgió en Pozoblanco (Córdoba) un torerito que parecía el doble de Manuel Benítez. Su parecido físico era tan asombroso, que José Sáez se pasaba el día firmando autógrafos.

Cuando Sáez decidió hacerse torero no pensó mucho su apodo y eligió “El Otro”, queriendo dar a entender que era efectivamente “El Otro”y no él mismo. Eso le sirvió para torear unas cuantas novilladas. Pero nada más. Pronto quedó inmerso en el anonimato de los que no llegan. A éste, particularmente, no le sirvió para nada su originalidad porque, entre otras cosas, quería ser paradójicamente una copia del original.


Por Julián H Ibáñez
Twitter: @julianhibanez
Aficionado
Leer más artículos de este autor

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Pureza y Emoción

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.