www.purezayemocion.com

Entrevista

Martín Escudero: 'Creo que este año no voy a poder vestirme de torero'
Ampliar
(Foto: Iván González)

Martín Escudero: "Creo que este año no voy a poder vestirme de torero"

Otro torero que incomprensiblemente está apartado de los carteles. Martín Escudero tiene buen concepto, gusto y valor, una reunión de cualidades que podrían llevarle a ser un torero grande. Hablamos con él de su situación actual, apoderados, su parentesco con Adolfo y Victorino Martín, etc.

lunes 12 de agosto de 2019, 11:00h

Quién sabe cuántos buenos toreros acaba asfixiando el sistema. Se me ocurre un buen puñado de nombres. Otros se reivindican antes de caer y ahí están luchando contra el mundo, sabiendo que cada tarde es una reválida ante quienes quieren mandarle de nuevo al rincón. Es injusto, pero todos sabemos que en eso se ha convertido el toreo.

Uno de los toreros que incomprensiblemente está apartado de los carteles es David Martín Escudero. Sus formas y valor tendrían que valer para al menos entrar en algunas de las muchísimas tardes que tiene la temporada, bastantes de ellas con carteles repetidos y toreros puestos de manera inexplicable. Pero salen las ferias y nada. El nombre de Martín Escudero no está. Cualquier aficionado que lo haya visto torear sabe que es una injusticia y que con su toreo probablemente enriquecería la Fiesta dándonos magníficas tardes de toros.

Tras un tentadero en la finca de la ganadería de Valdefresno, propiedad de D. Nicolás Fraile, hablamos con el torero acerca de su situación, su forma de entender el toreo, Francia, etc.


- ¿Qué tienes para este año?
Nada, y ya por las fechas que son pues imagínate. Creo que este año no voy a poder vestirme de torero. Dicen que el banquillo curte, y yo estoy en el banquillo.


- ¿Entrenas como si hicieras temporada?
Sí, hay que estar preparado porque uno no sabe cuándo le pueden llamar. Y por uno mismo, porque es mi vida y siempre he hecho esto. Al final, si no lo haces, no te sientes ni bien ni realizado, a pesar de no tener una fecha que sirva como motivación.


- ¿Cuáles han sido tus últimas tardes y sus resultados?
Mi última tarde fue en septiembre del pasado año. La corrida de Victorino en Illescas, y la verdad que no hubo suerte con el lote pero mis sensaciones fueron positivas. Desde que soy matador he toreado unas cuatro tardes por temporada, y ha habido tardes importantes para mí.


- Ahora mismo no tienes apoderado.
La verdad es que está complicado. Cuando empecé en esto del toro pensé que todo era diferente, que había gente con más palabra y más de verdad, que es como pienso que debe ser una persona. Pero la vida es así, y no hay que lamentarse sino luchar. Todo llega, esa es la esperanza que tengo.


- Has mencionado la corrida de Illescas. En una de las ediciones estuviste muy bien, aunque ya sabemos que no llamaron a tu puerta. Pero, ¿llamaste tú?
Personalmente, nunca he llamado porque pienso que el torero tiene que estar centrado en sus cosas. Mi pensamiento es que debe haber alguien que llame, y quizás en eso es en lo que he fallado, que en mi carrera no ha habido una persona que haya llamado a los sitios. Aunque sí que se han tocado sitios en los que en un principio se ha dicho que sí. Por ejemplo, Madrid para ir a confirmar. Pero al final a última hora dijeron que no porque había toreado poco. Después, te desilusionas porque ves a otros que sí están puestos y que tienen una situación similar a la tuya. Y dices, ¿qué es esto? Esto al final es un negocio y torea quien interesa o quienes ellos quieren.


- Eres familia tanto de Adolfo Martín como de Victorino. Corrígeme si me equivoco.
Adolfo es hermano de mi madre, y Victorino es primo.


- ¿Ellos no pueden echarte una mano?
Ellos me han echado una mano en mis comienzos con tentadero en el campo. Pero ahora tienen sus compromisos y tienen que cumplirlos. Adolfo me lleva al campo, sí que es verdad que Victorino este año no, pero otros años sí me ha llevado. Son ganaderos y la gente le puede cobrar los favores. Hay quien puede pensar que lo tengo más fácil por ser familia de quien soy. ¡Pero que va! Todo lo contrario. Estoy un poco en el limbo y nadie se atreve a ayudarme porque piensan que ellos me ayudan. Y si yo les pido favores a ambos, esos favores tendrán que pagarlos, así que intento hacer mi camino y conseguir las cosas por mí mismo.


- ¿Y Francia?
En 2017 toreé una en Dax, una corrida de Adolfo Martín. Era una oportunidad muy buena para mí, y la verdad es que personalmente me dio mucho, pero no hubo suerte. Ningún toro terminó de romper. Se cortó ese triunfo que me hacía falta para abrirme camino en Francia.


- Tu mejor arma es tu excelente toreo. Pero, ¿qué le dirías a alguien para que te apoderase?
Pues que estoy seguro de lo que quiero. Quiero ser figura y vivir por y para el toro. Necesito al toro para sentirme vivo. Es lo mío y lo que me gusta. Y si volviera nacer, elegiría este camino. Estoy dispuesto a entregar la vida por el toro.


- ¿Cómo fueron tus comienzos?
Me apunté en una escuela cerca de donde vivo. A la de Moralzarzal, donde estuve un año. Después iba a las becerradas, asistí a un certamen y quedé vencedor de la edición. Eso me dio mucha moral. Mi etapa sin caballos fue muy dura pero me dio mucha experiencia. Debuté en 2012 con picadores, y el año me fue muy muy bien. En mi despedida como novillero maté en Las Rozas una novillada de distintos encastes. Tomé la alternativa en Soria con Castella y Perera.


- ¿Cómo te definirías como torero?
Soy un torero que se corresponde con mi personalidad. Soy serio y clásico. Me gusta hacer las cosas como creo que se deben de hacer porque no me gusta fallarme a mí mismo. Entonces, tengo cosas que mejorar. Soy muy perfeccionista, y a veces aunque uno no esté como quiere estar, hay que saber venderlo. Y ahí yo fallo un poco, en transmitir las cosas como buenas. Porque pueden ser buenas aunque para mí no lo sean tanto. Pero si yo no lo veo no lo puedo vender.


- Porque eres muy de verdad.
Sí, al final sale lo que es uno, y el traje de torero es muy transparente.


- ¿Qué toreros has admirado y admiras?
Podemos decir que a todos. Me fijo en todas las figuras y hasta en los novilleros. ¿Qué he admirado yo? Un torero que me gustaba era Joselito, también Rincón. Y Morante, Talavante, El Juli… Siempre aprendes de todos. La raza de El Juli en muchos momentos. De José Tomás, su concepto de esta "es mi vida y la entrego aquí". El sentimiento de Morante. Intentas captar más que la forma de torear la personalidad, que es lo que al final impregna al público.


Por David Zamora
Director de Pureza y Emoción
Miembro de la Unión de Bibliófilos Taurinos
Leer más artículos de este autor


Fotos: Iván González

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro asociado a esta noticia:

  • Martín Escudero: "Creo que este año no voy a poder vestirme de torero"

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    2840 | Vicente - 15/08/2019 @ 22:26:01 (GMT+1)
    Una pena, que ésta clase de toreros estén sin torear, por que tienen un corte, que a mi por lo menos me gustan, serios, clásicos, sin vender nada a la galeria, con valor seco pero sin ser un temerario, etc..Pero por desgracia, esto no es nada nuevo en este mundo tan dificil, si el dia clave no estás a la altura o por lo que sea no salen las cosas?, al banquillo a esperar otra oportunidad, como tantos y tantos toreros buenos que están en la misma situación que Martín Escudero. Mucha suerte torero, no desesperes, si tienes la moneda?, la podrás cambiar.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Pureza y Emoción

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.