www.purezayemocion.com

La tuberculosis bovina y el ganado bravo

El sacrificio de los animales positivos puede ser de tal magnitud que amenace la supervivencia de la propia ganadería. De hecho, son varias las que se han perdido en las últimas décadas debido a la alta prevalencia de algunas zonas, que ha forzado el vaciado sanitario de la explotación con la eliminación del 100 % de la vacada.

miércoles 04 de marzo de 2020, 09:41h

La tuberculosis es en la actualidad una de las enfermedades más relevantes y su control compete tanto a la Sanidad Animal como a la Salud Pública, ya que es una zoonosis (puede transmitirse de los animales al hombre y viceversa). Es una enfermedad de declaración obligatoria en ganado bovino y se encuentra sujeta a campañas oficiales de erradicación.

La raza bovina de lidia es la raza que más problemas desarrolla a la hora de la erradicación de la enfermedad y actualmente presenta una prevalencia hasta 20 veces mayor que las razas bovinas lecheras. La tuberculosis se extiende más lentamente en las ganaderías bravas en comparación con las explotaciones bovinas intensivas, sin embargo, los brotes han sido controlados más rápidamente en estas últimas, donde debido al manejo intensivo no existe contacto entre el ganado y los animales silvestres, que actúan como reservorio de la enfermedad.


PROGRAMA DE ERRADICACIÓN
Los programas de diagnóstico y sacrificio, en su mayoría basados en pruebas dérmicas, han reducido su incidencia e incluso conseguido su erradicación en algunos países. Sin embargo, a pesar de los grandes esfuerzos y los enormes recursos invertidos en la lucha contra la enfermedad aún no se ha erradicado en España.
Como se puede apreciar en la evolución de este indicador epidemiológico, la tendencia que ha manifestado mediante la ejecución del programa nacional en los últimos 28 años ha sido de un descenso sostenido pero moderado de la enfermedad, con ciertos rebrotes puntuales.

En España, la prevalencia del rebaño ha disminuido desde el inicio del Programa Nacional de Erradicación del 11,4% en 1986 al 2,28 % en 2018. Sin embargo, tal mejora no es homogénea en todo el país y las prevalencias varían del <0,2% al > 5,94%, dependiendo de la zona. Por ejemplo, la zona de dehesa donde se encuentran la mayoría de las ganaderías bravas es la más afectada, pudiendo observar toda esa área con un color rojo de máxima prevalencia en la siguiente imagen:

Ciertamente, los programas de erradicación tienen limitaciones: la sensibilidad y especificidad de las pruebas de diagnóstico de rutina, el gran tamaño de los rebaños, los movimientos de animales y el papel como reservorio de la fauna salvaje.


DIAGNÓSTICO
La prueba de diagnóstico utilizada en el marco del Programa Nacional de Erradicación trata de detectar la respuesta inflamatoria ante un derivado sintético de la bacteria (Mycobacterium bovis), comúnmente denominada “tuberculina”, que se inocula en la piel del animal. Esta prueba es la técnica oficial de rutina, complementándose estratégicamente en paralelo con la prueba de detección de laboratorio denominada gamma-interferón en aquellos casos en los que se pretenda incrementar la sensibilidad.

La prueba debe realizarse sobre la piel de las tablas del cuello ya que esta región es más sensible y menos sucia que otras localizaciones, lo que proporciona reacciones más marcadas y más fácilmente interpretables.

Por otra parte, la prueba de detección de gamma-interferón es una prueba diagnóstica que evalúa la respuesta de base celular y se realiza en laboratorios autorizados. Se ha descrito que esta prueba es capaz de detectar animales en un estado precoz de la infección que no son detectados por la prueba intradérmica, obteniendo sensibilidades mayores.


PARTICULARIDADES EN GANADO DE LIDIA
Las especiales características de la raza bovina de lidia, tanto en lo que se refiere al régimen de explotación, las zonas en las que se ubican las ganaderías, como al carácter especial de estos animales, en conjunto, dificultan el manejo de los mismos.

Las campañas de saneamiento en el ganado de lidia comenzaron a partir de 1994 con posterioridad al resto de rebaños de aptitud lechera o cárnica. Este ganado presenta unas dificultades intrínsecas para la realización de las pruebas de diagnóstico oficiales (en especial la prueba IDTB) por las características de comportamiento inherentes a la raza, así como la dificultad y la peligrosidad que el manejo de estos animales supone. Este hecho en ocasiones ha podido dificultar el control y la erradicación en ciertos rebaños, traduciéndose en las claras diferencias en la prevalencia de tuberculosis en el ganado de lidia comparadas con las de otras aptitudes: 8,45% mucho mayor que el resto de rebaños vacunos de aptitudes cárnica y lechera, 2,41 % y 1,15 %, respectivamente (Programa Nacional de Erradicación de la TB, 2019).

Es imprescindible además tener en cuenta los factores peculiares de este ganado. Uno de ellos es el alto nivel de consanguinidad dentro de algunas ganaderías con un número de efectivos muy reducido, que juega en contra de la resistencia a las enfermedades. También hay que considerar que cohabitan en régimen extensivo con especies de distintas categorías sanitarias (cinegéticas y/o salvajes) susceptibles de actuar como reservorio de enfermedades. Además, las posibles reacciones cruzadas con la paratuberculosis comprometen la fiabilidad de las pruebas analíticas de diagnóstico, planteando serios problemas a la hora de abordar los planes de erradicación.

En España, las prevalencias en fauna cinegética de tuberculosis son aproximadamente 10 veces mayores que las prevalencias detectadas en bovinos domésticos. En la zona central y sur de nuestro país los animales salvajes responsables del mantenimiento de la tuberculosis suelen ser especies cinegéticas sometidas a manejos pseudo-ganaderos, que implican mayor riesgo de transmisión de enfermedades. Estos animales en la mayoría de los casos conviven con vacunos explotados en extensivo, como es la raza de lidia.

En nuestro caso se considera al jabalí, al ciervo y al gamo, como hospedadores primarios de la tuberculosis (abundantes y portadores frecuentes) seguidos del corzo como secundario (relativamente abundante con niveles moderados o bajos de infección).

Las consecuencias directas de la tuberculosis en las ganaderías de lidia son la imposibilidad de movimiento de animales a Francia, el retorno de animales sobreros a la ganadería y venta de animales a explotaciones libres.

Además, el sacrificio de los animales positivos puede ser de tal magnitud que amenace la supervivencia de la propia ganadería. Si nos ponemos en el caso de una explotación de un encaste único, esta situación pone en grave riesgo el propio encaste.

Para ello el Programa Nacional de Erradicación prevé algunas exenciones en los sacrificios (por ejemplo el sacrificio diferido hasta que se consigue una cría de la vaca positiva o la recogida de material genético), pero la realidad es que no en todos los casos son efectivas y varias ganaderías se han perdido en las últimas décadas por la alta prevalencia de algunas zonas que ha forzado el vaciado sanitario de la explotación y el sacrificio del 100 % de los animales.


Por Juan Manuel Lomillos
Doctor en Veterinaria
Profesor de Universidad

@jmlomillos
Leer más artículos de este autor


BIBLIOGRAFÍA
Alvarez J, Perez A, Bezos J, Marques S, Grau A, Saez JL, Minguez O, De JL, Dominguez L: Evaluation of the sensitivity and specificity of bovine tuberculosis diagnostic tests in naturally infected cattle herds using a Bayesian approach. Vet Microbiol 2011. doi:10.1016/j.vetmic.2011.07.034.

Barlow ND, Kean JM, Hickling G, Livingstone PG, Robson AB: A simulation model for the spread of bovine tuberculosis within New Zealand cattle herds. Prev Vet Med 1997, 32:57–75.

Collins JD: Tuberculosis in cattle: Strategic planning for the future. Vet Microbiol 2006, 112:369–381.

Cousins DV, Roberts JL: Australia's campaign to eradicate bovine tuberculosis: the battle for freedom and beyond. Tuberculosis (Edinb) 2001, 81:5–15.

De Jong MCM: Mathematical modelling in veterinary epidemiology: why model building is important. Prev Vet Med 1995, 25:183–193.
Gormley E, Doyle MB, Fitzsimons T, McGill K, Collins JD: Diagnosis of Mycobacterium bovis infection in cattle by use of the gamma-interferon (Bovigam) assay. Vet Microbiol 2006, 112:171–179.

Humblet MF, Boschiroli ML, Saegerman C: Classification of worldwide bovine tuberculosis risk factors in cattle: a stratified approach. Vet Res 2009, 40:50.
Lomillos J.M., Alonso M.E. y Gaudioso, V. Análisis de la evolución del manejo en las explotaciones de toro de lidia. Desafíos del sector. Revista ITEA. 2013. Vol. 109 (1), 49-68.

MAGRAMA (Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente). 2013. Programa nacional de erradicación de tuberculosis bovina presentado por España para el año 2013; Aplicación ARCA: Censo de la raza de Lidia 2013.

Menzies FD, Neill SD. 2000. Cattle-to-cattle transmission of bovine tuberculosis. Vet J., 160:92–106.

Michel AL, Muller B, van Helden PD: Mycobacterium bovis at the animal-human interface: A problem, or not? Vet Microbiol 2010, 140:371–381.
Pérez AM, Ward MP, Charmandarian A, Ritacco V: Simulation model of within-herd transmission of bovine tuberculosis in Argentine dairy herds. Prev Vet Med 2002, 54:361–372.

Ramirez-Villaescusa AM, Medley GF, Mason S, Green LE: Risk factors for herd breakdown with bovine tuberculosis in 148 cattle herds in the south west of England. Prev Vet Med 2010, 95:224–230. Menzies FD, Neill SD: Cattle-to-cattle transmission of bovine tuberculosis. Vet J 2000, 160:92–106.

Reynolds D: A review of tuberculosis science and policy in Great Britain. Vet Microbiol 2006, 112:119–126.

Schiller I, Oesch B, Vordermeier HM, Palmer MV, Harris BN, Orloski KA, Buddle BM, Thacker TC, Lyashchenko KP, Waters WR: Bovine tuberculosis: a review of current and emerging diagnostic techniques in view of their relevance for disease control and eradication. Transbound Emerg Dis 2010, 57:205–220.

Van Asseldonk MA, van Roermund HJ, Fischer EA, de Jong MC, Huirne RB: Stochastic efficiency analysis of bovine tuberculosis-surveillance programs in the Netherlands. Prev Vet Med 2005, 69:39–52.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Pureza y Emoción

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.