www.purezayemocion.com

Entrevista a Miguel Reta

Reta de Casta Navarra, listo para el salto a corridas de a pie

- "En Céret no nos vamos a encontrar al toro del siglo XIX. La selección de la Casta Navarra ha cambiado"

- "Tengo que agradecer mucho el apoyo y, sobre todo, el empuje que me dio Victorino. Al principio de tener esto fue quien me dijo que lo tenía que seleccionar también para la lidia"

- "En Picavea de Lesaca, que da origen a Saltillo, hay sangre Navarra"

- "Este 2020 hago ya 26 años como pastor de San Fermín"

miércoles 18 de marzo de 2020, 12:14h
Para aumentar de tamaño y ver todas las fotos, hacer click sobre la imagen - Fotos de Andrew Moore y Daniel Pérez


Hace algo más de un par de décadas que Miguel Reta Azcona se hizo ganadero de reses de la antigua Casta Navarra. No era ningún atrevido, ni tampoco un iluso, sabía muy bien qué hacía. Es ingeniero técnico en explotaciones agropecuarias por la Universidad Politécnica de Madrid, y su labor profesional en la administración estaba y está directamente relacionada con la ganadería. Miguel lo hizo por amor a una de las Castas fundacionales y a todo lo que significa su historia.

En 2020, si el Covid-19 no es obstáculo, su ganadería "Reta de Casta Navarra" lidiará una corrida de toros en la Feria de Céret, lugar donde se citan excelentes aficionados.

Hablamos con el ganadero.


- ¿Cuándo decidió aventurarse en su ganadería y por qué?
Me fui trayendo animales puros de las 5 líneas que hay de Casta Navarra. Que son, además de Nicolás Aranda, las de Adolfo Lahuerta, José Arriazu, Ángel Laparte y Vicente Domínguez. Fue todo por casualidad porque mi trabajo profesional está dedicado al mundo de la asistencia técnica a los ganaderos de bravo. En los años 90 hubo serios problemas de tuberculosis aquí en Navarra y vinieron a buscarme los ganaderos por mi trabajo, mi afición como recortador y como pastor de los encierros de San Fermín. Estaban muy preocupados porque había muchos sacrificios obligatorios con las campañas de saneamiento, y planteé al gobierno de Navarra, al ministerio y a Bruselas un trabajo para ver cómo estaba esta población de Casta Navarra y también de Betizu. Entonces, pusimos en marcha un plan de recuperación de razas en peligro de extinción. Y estando en un saneamiento en casa de Nicolás Aranda, vinieron a comprarle algunos ganaderos de Valencia. Le dije a Nicolás que era una pena que aquello se vendiera porque era el fruto de un trabajo de varias generaciones que han luchado contra viento y marea, por ejemplo, en épocas de guerra cuando los soldados se comían a los animales y ellos lo defendían, lo escondían... Nicolás me dijo que los comprase yo. Eso fue en el 96, y llegué a casa y le dije a mis padres que me había hecho ganadero. Imagínate la reacción. Y eso que mi abuelo era tratante de ganado, aunque no de lidia. Pero tanto él como mi madre eran muy aficionados, y saben de toros porque han visto mucho. Así que de esta liada se quejaba pero lo había montado ella (risas). Empezamos poco a poco y después de más de 20 años, aquí estamos.


- ¿Cuántos animales componen la ganadería?
Tenemos unos 300 animales con vacas y sementales.


- ¿Cómo ha sido su trayectoria hasta ahora?
- Ha sido en las calles. Ten en cuenta que estos animales llevan seleccionándose más de 100 años para otra cosa que no es la lidia. Estaban muy valorados en la lidia antigua pero con Joselito y Belmonte toma importancia el último tercio y estos animales se quedaron ubicados en las ganaderías de "palo", como les llamamos, que son ganaderías que entonces no tenían ni derecho a hierro. Así era hasta que se llegó al libro genealógico en los 90. Hasta ese momento estaban aquí y era un control ganadero. Los estudios genéticos han demostrado que sí se han mestizado mucho entre ellos, porque cruces con otras castas y encastes que venían de Andalucía o de Castilla para festejos populares no funcionaban debido a que no sirven para los festejos para los que se utiliza la Casta Navarra. Porque para estos festejos los animales tienen que tener más inteligencia que corazón, aprender rápido, defenderse además de ser rústicos... Son las características de aquel toro antiguo. Por tanto, la mezcla ha sido para ellos como una especie de autoprotección, como un caparazón. Y está demostrado que los ganaderos de aquí mezclaron entre ellos, aunque en un principio no querían reconocerlo. Más tarde lo reconocieron. Se estudiaron todos los animales de Navarra. De unas 15.000 vacas había 1.000 puras. Es una proporción pequeña pero suficiente porque una ganadería con 1000 vacas y 60 o 70 machos es una señora ganadería. Lo que pasa es que está en 13 explotaciones. Por eso se creó la Asociación de Ganaderos de Casta Navarra que es la que está trabajando. Se están haciendo las cosas muy bien.


- Lo que sí es verdad es que los animales de Casta Navarra presentaban otras capas, como en berrendo en negro.
Sobre todo algunas "canosas", como les llamamos aquí, que son las cárdenas. Lo que pasa es que el pelo colorado es el predominante. Pero yo también tengo en casa algunas negras, chorreadas...


- Qué historia más bonita tiene la Casta Navarra.
Sus siglos de oro son el XVIII y XIX, cuando hubo grandes ganaderos. Me refiero al banquero Nazario Carriquiri y también a Guendulain, Zalduendo, Lizaso o la familia Díaz. Ganaderías que tenían mucha fuerza en la lidia antigua. Pero como comenté antes, todo cambia a finales del siglo XIX y principios del XX, y fue entonces cuando se quedó para los festejos populares de la zona, principalmente.


- Picavea de Lesaca da origen a Saltillo, y todo parece indicar que no es sólo Vistahermosa, sino que tiene sangre de Casta Navarra, que pudo aportarle esa vivacidad en el comportamiento y esas reses más finas de morfología.
Eso me lo dice mucho Victorino, que me ayudó en mi ganadería desde un principio. Él me dice que Saltillo, lo de Picavea de Lesaca, tiene un punto de Casta Navarra. Morfológicamente hay muchas vacas que se parecen. De hecho, Victorino me dice que si a algunas de las mías las pintas de cárdeno, las puedo meter en su casa (risas).


- Supongo que debe haber estudios genéticos de la Unión de Criadores de Toros de Lidia.
Sí, y lo enlazan. El profesor Javier Cañón es el que lleva todo el tema, y da conexión. Y con alguna otra también, aunque no tan fuerte.


- Siempre han sido animales listos y ágiles, el toreo con ellos debía agotar a los lidiadores.
Ahora se ve la evolución. Son animales de menos peso y caja porque siempre han sido animales de hierba, de zonas de río. Pero en la actualidad han tenido que competir, dentro de los festejos populares, con animales de mayor tamaño. Hay ganaderos que traen otro tipo de animales y hacen cruzas, y eso se nota. Todo esto unido a la alimentación, al manejo y a la sanidad, han hecho que este animal suba de peso.


- De pronto la recompensa de verse anunciado en Céret.
Una recompensa y una responsabilidad. Y mucho miedo (risas). Tengo que agradecer mucho el apoyo y, sobre todo, el empuje que me dio Victorino. Al principio de tener esto fue quien me dijo que lo tenía que seleccionar también para la lidia. Me alegro por mi familia y por la propia afición francesa, que desde un principio ha creído y ha estado detrás de nosotros. Venían de Céret hace 10 o 15 años a ver una tienta, y estamos a 700 kilómetros. Ellos me han empujado pero era yo el que tenía miedo.


- Querían ver funcionar la Casta Navarra.
Sí, y sobre el año 2000 ya hicieron una novillada sin picadores de la ganadería de Merino Gil, y en 2003 hicieron unas jornadas de Casta Navarra con dos novilladas sin picadores de Nicolás Aranda y de Ricardo Fraguas, y una novillada picada de José Arriazu. Yo cojo el testigo de estos ganaderos, y seguro que después vendrán otros porque lo más lógico es seguir trabajando en esta línea. Los franceses han creído y empujado porque son unos enamorados del toro en todas sus facetas.


- Ahora ha considerado que es el momento de lidiar un festejo.
Nosotros llevamos seleccionando animales más de 20 años y ya se va quedando un 8 o 10 %, que no es nada. Aún así, nunca veía el momento ideal pero el tren pasa una vez por la puerta y hay que cogerlo.


- ¿Por qué no empezar por una novillada?
Primero me animé con una novillada, que es lo normal y como deberíamos haber empezado. Pero estos animales son muy difíciles de manejo y además mi finca es pequeña, y se me mataron algunos de los novillos, así que no pude lidiarla. Tuve que enfundarlos y ya me animé a esperar para debutar con una corrida. También es verdad que el oficio de los que se van a poner delante, porque son matadores, es mucho mayor que el de los novilleros, con todos mis respetos. Aquí lo que hace falta es oficio, y eso va a ayudar mucho.


- ¿Cómo son en la lidia y cómo hay que torearlos?
Hay gente que piensa que se va a encontrar al toro del siglo XIX, que va a matar 14 caballos, que va a saltar detrás de los banderilleros... y hay que tener en cuenta que ni era el mismo caballo, ni estaba el peto, ni la puya, ni es el tipo de lidia. Además, la selección ha cambiado y tienen un punto que les hace dosificarse. Yo discuto con ganaderos de aquí y me dicen que es bravura, rusticidad, genio... Yo digo que es un punto de mansedumbre. Antes al caballo iban y tomaban 20 varas, que serían 20 picotazos. Ahora cuando le das un buen puyazo, salen echando coces. A casa vienen muy buenos lidiadores y gladiadores, que le tragan mucho a los animales, pero cuando se ven dominados por el torero, les hace pensar y se pueden rajar. Yo lo veo esto muy parecido a las últimas corridas que hemos visto de Saltillo. De ese tipo.


- Pero Céret es una plaza de aficionados que sabe calibrar lo que ve.
Yo tenía claro que de debutar sería en Francia por el reconocimiento que les tengo que hacer desde el primer día, y también porque efectivamente entienden estas cosas.


- Además usted es pastor de San Fermín.
Este 2020 hago ya 26 años con la Casa de Misericordia. Somos un grupo de 10 personas. Es precioso. ¿Qué te puede decir un navarro que en su capital está en el eje principal de la Fiesta de San Fermín, que es el toro? Porque no es solo el encierro, lo bonito es estar con mayorales, ganaderías, manejo, dentro de la plaza en los corrales... A mí me ha enseñado mucho. Yo hago encierros por toda España y Francia pero es que Pamplona tiene algo especial. Es el buque insignia de los festejos populares. Vienen aficionados de todo el mundo.


- ¿Cómo es tu trabajo en estas fiestas?
Desde las 6 de la mañana estamos echando de comer a lo animales, preparando los toros, los festejos de las vaquillas, los recortadores, festejos matutinos, reconocimientos veterinarios, embarcar, desembarcar, apartados, preparar el encierrillo de la noche... Estás todo el día durante 3 semanas. ¡Pero es bonito!


Texto y entrevista: David Zamora - Fotos: Andrew Moore y Daniel Pérez
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

1 comentarios