www.purezayemocion.com
México, una Fiesta indefendible

México, una Fiesta indefendible

lunes 24 de noviembre de 2014, 17:19h
Domingo a domingo, vemos como la integridad del toro decae con el consentimiento de público y figuras

De nuevo un acto de degradación. De nuevo una corrida de toros impropia para una plaza de toros como La México. De nuevo la desidia de los espadas (ayer una máxima figura como es Miguel Ángel Perera), por no exigir ganado acorde a sus estatus. De nuevo una vergüenza de Fiesta que los aficionados no podemos defender, y lo peor, que comienza a importar poco de lo que se haga en la plaza de la capital mexicana.

No se dan cuenta de que a Europa llega una imagen de la Tauromaquia en México caracterizada, en general, por una Fiesta fácil, por unas "supuestas" figuras de allí y de acá que ofrecen a los espectadores el toreo del mínimo esfuerzo ante astados impropios de cualquier plaza de pueblo, de aquí y de allá. La imagen de la, "supuesta", figura del toreo que hace campaña en latinoamérica deja en entredicho la honestidad de los llamados a comandar el escalafón. Una falta de exigencia individual en cuanto a los astados a los que se enfrentan que hace que al "otro lado del charco", nos llegue una sensación de ignorancia por parte de los públicos alarmante y pasmosa.

Parece que criticar esa fiesta, con minúsculas, con toros indignos tanto por trapío como por comportamiento es un ataque, cuando, al contrario, los toreros debieran entender que es la defensa de una Tauromaquia que ellos mismos saben, es indigna. Lo irritante es la indiferencia con que acuden tarde tras tarde a cosos mexicanos sabedores de la nula presencia que lucirán los toros, aparte de la ya asumida falta de casta en la que ha desembocado el 90% de las ganaderías americanas.

Otro caso es la crítica taurina que calla y otorga, que cuenta una Fiesta que no es de verdad, que defienden lo indefendible, la patraña, complaciente y superficial, de una deficiente tauromaquia. A esto se suma un público permisivo que quiere tener héroes aunque tarde tras tarde demuestren, allá en América, que son de cartón, y que mantiene a ultranza una posición triunfalista y consentidora de faenas que, por llevarse a cabo frente a toros indignos, se convierten en polvo y desaparecen de nuestra memoria al día siguiente.

La Tauromaquia mexicana tiene varios problemas: el principal el toro, que ha perdido su valor y trascendencia para converirse en mero colaborador. Unos toreros que dan la sensación de ir a pasar unas "cómodas" vacaciones los españoles, y que no dan más de sí los mexicanos. Y un público que se ha acostrumbrado a un rito banal del todo vale, con el consiguiente peligro para la Tauromaquia. Me gustaría, desde estas humildes pero críticas líneas, alertar de la caducidad de la Fiesta en México, porque de no hacerlo, creo que sería cómplice de la decadencia consentida por toreros, ganaderos, empresarios y público mexicano; de no hacerlo naufragaría en una ciénaga de animales sin trapío ni casta, y lo que es peor, estimularía una Fiesta lamentable e indefendible en México, que si sigue así, será olvidada por el resto del mundo Taurino, menos por figuras que año tras año, irán a entrenar las muñecas ante toros "que gatean", dicen, de cara a la temporada española.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Pureza y Emoción

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.