www.purezayemocion.com
    15 de diciembre de 2018

Opinión

Cataluña sigue siendo taurina
(Foto: Tejerina - El País)

La “memoria histórica taurina” de Barcelona y Cataluña sobrevivirá gracias a la Federación de Entidades Taurinas, a las peñas y a los aficionados que, en un claro acto de resiliencia, siguen soñando y viviendo el toreo.

¿Y si en Talavera hubiese muerto Belmonte y no Joselito?

A lo largo de este artículo, además de barajar las posibilidades en torno a esta sugerente hipótesis, profundizamos en el concepto del toreo de cada uno de los toreros referidos y su influencia sobre el toreo actual. ¿El toreo moderno tiene más de Belmonte o de Joselito?

Sobre el afeitado, las figuras y Roca Rey
(Foto: Las-Ventas.com)

Sin lugar a dudas, la temporada que acaba se recordará por el fuerte resurgimiento del afeitado. Otro dato relevante del curso taurino es el poco tirón de las figuras. El único diestro taquillero es, de momento, Roca Rey. No obstante, si el peruano no se abre a torear otro tipo de encastes, ¿mantendrá su gran magnetismo o pasará a ser uno más?

Muerte
(Foto: Las-Ventas.com)

La carta de despedida del novillero con picadores Carlos Ochoa es un ejercicio de sinceridad. La Puerta Grande de Emilio de Justo el pasado día 30 en Las Ventas, también. Veamos las conexiones de dos actos en un principio tan alejados pero, al mismo tiempo, muy cercanos.

La temporada del fraude

Urge neutralizar los efectos desmoralizadores de los escandalosos aunque presuntos casos de manipulación de astas. La desfachatez de los toreros durante esta temporada no tiene precedente alguno, pero la autoridad está totalmente inhibida y el público traga con todo. Recordemos aquella memorable tarde del 12 de octubre de 1952...

Más buenos que el pan

El toro de nuestros días es, en su gran mayoría, un santo varón. Está a lo que está, que es embestir como y cuando se lo mande el torero, girando a su alrededor en noria interminable. Da lo mismo la colocación del coletudo, si cruzado, en la pala o la paletilla… obedece al toque sin más. Le hemos quitado animalidad, instinto, picardía, viveza en la mirada, esa casta que pica...

Perú

Toro lidiado en Acho durante la temporada 2016
Toro lidiado en Acho durante la temporada 2016

Estamos a menos de dos semanas para que arranque la Temporada Taurina del Señor de los Milagros de Lima, de cuyo prestigio sólo quedan tenues recuerdos (dado que hoy ni quita ni da absolutamente nada) debido a la desafortunada gestión de la plaza.

El milagro del caracol
(Foto: André Viard para Chopera Toros)

Templar, lo que se dice templar, está al alcance de muy pocos. Estamos hablando de parar al toro, de hipnotizarlo, no simplemente de torear limpio, sin enganchones o de pulsear con más o menos habilidad su embestida. Roca Rey, El Juli, Castella o Perera someten más que templan. En Bilbao, por momentos, Diego Urdiales nos hizo estremecer con el bálsamo del temple.

La realidad de la Fiesta en Málaga
(Foto: Prensa La Malagueta)

Lo que ha ocurrido este año en La Malagueta. Repaso de lo positivo y lo negativo: Fortes, Ponce, la autoridad, la empresa, las figuras, el público...

'Malamente'

Si Fiesta de las Toros desaparece será en gran medida por la desidia del mundo taurino para abrir las ventanas y airear salones, ganaderías y plazas de toros. No basta con ser considerados acerbo cultural del pueblo español. La cultura hay que vivirla, sudarla, enseñarla, trabajarla. Necesitamos recuperar al pueblo.

Fórmula 1
(Foto: El País)

De la costumbre ancestral al centro de alto rendimiento. El toro es mucho más que un atleta: un mito, un dios, el tótem de todas las civilizaciones mediterráneas. Animal de leyenda, distante, misterioso...

Diversión contra emoción. Un resumen de la Feria de San Isidro 2018
(Foto: Andrew Moore)

Una contraposición entre integristas y conformistas, que tiene referencias viejas y que recorre la historia de los toros. Baste decir que los conformistas o modernistas o esteticistas son más partidarios de la elegancia de las formas, lo que necesariamente pide un toro más noble y templado, mientras que los integristas encuentran la belleza en el dominio del toro íntegro y recorren la historia de las corridas de toros pidiendo trapío y fuerza en los toros y valor y verdad en los toreros.

El millón de la vergüenza

Una sentencia obliga a la Generalidad de Cataluña a abonar un millón de euros a la casa Balañá en concepto de indemnización por los daños derivados de la prohibición taurina. Una cantidad que pagarán de sus bolsillos todos los catalanes. Un despilfarro evitable y que es la consecuencia de una prohibición inconstitucional. Y, Balañá, continúa sin abrir la plaza.

El Rey en el exilio
(Foto: Andrew Moore)

Cuando el viejo Eduardo Miura se enteró que, por primera vez en la historia de su ganadería, un torero había cogido un pitón de uno de sus toros, en el colmo de la indignación mandó averiguar el nombre del semental y vaca de los que procedía y dio la orden de enviarlos al matadero inmediatamente.

Aburrimiento, desilusión...
(Foto: Todo un acontecimiento. La Corrida del Siglo.)

Hace años que en el mundo del toro todo es igual. Sólo hay ligeros cambios, insuficientes para mantener la llama de la afición. Ya no se aporta nada. Quienes mueven los hilos del toreo no son promotores del espectáculo. Son exprimidores. Faltan empresarios y sobran montadores (gente que encaja las piezas del puzle, "ponedores"). Necesitamos un giro.

La intolerancia de los tolerantes

Estos días han estado algo revueltos debido a una serie de hechos relacionados con la libertad de expresión. Hechos que han indignado a cierto sector político y mediático de este país. Entre ellos está la retirada de ARCO de la obra que definía como “presos políticos” a Junqueras y los Jordis.

La cosificación del público

Este montaje ya no se puede sostener mucho más tiempo. O se abren los carteles y se devuelve el protagonismo al toro, o no hay mucho más recorrido. La afición casi se marchó. Queda la masa. Y es que para los taurinos, el público ha dejado de tener valor en sí mismo. Lo han cosificado. El público es esa “cosa” que lo aplaude todo, no censura nada y lo indulta todo.

Yo puedo vivir sin los toros

El pasado sábado, 3 de febrero, la Academia de las artes y ciencias cinematográficas de España entregó sus codiciados galardones. Los Premios Goya. Los taurinos, que no aficionados, al igual que los miembros de la Academia, hace tiempo que olvidaron la autocrítica. Ambos gremios comenten el mismo error: considerarse imprescindibles.

0,390625